La ciencia ficción ¿tiene sentido del humor?

Vieojuegos, humor y desamor saltando de cuento en cuento. Es Ars ludens de Charles Yu y aquí te ofrecemos gratis su prólogo.

¿Qué es un género literario? ¿Es un mapa?, ¿unas coordenadas de lectura?, ¿un corpus?, ¿una receta?, ¿un código?, ¿una tradición? ¿Qué es, por ejemplo, la ciencia ficción? ¿Un conjunto de tropos?, ¿una casuística?, ¿una definición en negativo (es decir, aquello que no es fantasía)?, ¿una temática o una serie de elementos formales, si es que se pueden separar? ¿Es un algo inefable que escapa a la definición pero que reconocemos nada más verlo? ¿Una etiqueta impuesta por meros criterios comerciales? ¿Acaso todas ellas son categorías excluyentes? Estas preguntas mantienen en vilo foros literarios y pasillos universitarios, en muchos casos sin que unos y otros nos pongamos de acuerdo más que en unos mínimos básicos, que de todos modos acabamos por impugnar en múltiples zonas grises o de contacto. Seguir leyendo →

Fata Libelli: ahora o nunca

Espera, espera… ¿no me irás a decir que este el típico post de cierre de proyecto prometedor donde los creadores agradecen el apoyo general de los seguidores pero confiesan emocionados que las responsabilidades personales y la falta de recursos económicos les llevan a concluir que el proyecto es por ahora insostenible y que muchas gracias por todo? Seguir leyendo →

NOVEDAD: Videojuegos, ciencia ficción y relatos de Charles Yu

Videojuegos, ciencia ficción, metaficción, humor y drama en salvas de frases cortas, párrafos irónicos, historias tan divertidas como emocionantes. Una combinación que define el estilo de Charles Yu, autor estadounidense de ascendencia taiwanesa que damos a conocer gracias a nuestra última suscripción.

Portada de Omar Moreno

Superhéroe de tercera

Charles Yu (traducción de Silvia Schettin)

Hoy me llegó la carta y adivinad qué: todavía no soy superhéroe.
«Estimado candidato —no pinta bien—, el número de solicitantes cualificados este año —bla, bla, bla— ha sido muy superior a los —bla, bla, bla— disponibles…».
Examino la lista de la gente que sí lo ha conseguido. Muchos se licenciaron conmigo. La lista recoge la habitual selección de guapos y listos. La mitad lanzan bolas de fuego, otros fabrican hielo, una media docena son telépatas o empáticos. Un par con superfuerza, un cambiaformas, algunos cerebritos.
Y si hay algo que absolutamente todos tienen en común es que vuelan.
Yo no puedo volar. No puedo hacer gran cosa. Por otra parte, tampoco es que esté pidiendo mucho. No necesito ser una superestrella. Solo quiero un traje y una capa, trabajo estable, un sueldo que me llegue para llenar la nevera. Un seguro médico decente. Pero tendré que esperar otro año.
Al menos tengo la tarjeta que me acredita como uno de los buenos. Por ahora.

Cada mañana, al abrir los ojos, me vienen los mismos cuatro pensamientos:
1) No soy un superhéroe.
2) Tengo que ir a trabajar.
3) Si no tuviera que ir a trabajar, podría ser un superhéroe.
4) Si fuera un superhéroe, no tendría que ir a trabajar.
Durante un tiempo hice trabajos a tiempo parcial que me dejasen las tardes libres por si me llamaban para unas pruebas, pero aquello no prosperó y tuve que buscar un curro normal que me cubriese el seguro dental y de la vista. Ahora trabajo en los archivos de un importante bufete de abogados en el centro de la ciudad. Me gusta porque no tengo que hablar con nadie ni dar explicaciones si me ausento algunas horas. Simplemente digo que estaba por ahí entre las estanterías. Mis compañeros no saben que tengo pluriempleo. Creen que soy actor. Seguir leyendo →

El Verbum se hizo evento

Los calores del verano son menos si se pasan en un Burgos gótico, en una Madrid donde la Guerra Civil nunca tuvo lugar o de vacaciones en el espacio exterior.

Por eso, si estás en Madrid este sábado 15, te esperamos en el Aleatorio Bar a las 22 horas.

APÚNTANTE