Tag Archives: weird

Historias de fantasmas y miedo a la muerte

Este prólogo del genial Reggie Oliver está extraído de Sic transit: cuentos de fantasmas, una inquietante recopilación de historias inexplicables.

Imagen para Sic transit de Omar Moreno

La historia de fantasmas es un artefacto muy antiguo y muy extraño. Tiene como propósito hablar de las alteraciones en lo que consideramos que es el orden natural de las cosas. El relato de tales alteraciones está destinado a provocar miedo o a turbar de algún modo al lector. Los sucesos inquietantes suelen tener una explicación, aunque rara vez es exhaustiva, y se busca que el lector acabe con una perdurable sensación de desasosiego que, paradójicamente, resulta en cierto modo agradable para la psique.

Hace no mucho tiempo estaba en una cena en la que nuestro anfitrión nos contó una historia de fantasmas «auténtica». Siendo estudiante en Oxford se hallaba una noche en sus habitaciones con un amigo cuando de repente las cortinas de su cuarto se agitaron como por un golpe de viento. Fue hacia las ventanas y se encontró con que estaban cerradas. Oyó que llamaban a la puerta, pero cuando fue a abrir, mi anfitrión no vio a nadie al otro lado del umbral. Más tarde aquella misma noche estaba en la cama cuando oyó algo que se rompía en la sala de estar. No se atrevió a salir del dormitorio, pero a la mañana siguiente descubrió que el espejo que colgaba sobre la chimenea se había hecho añicos sobre los adornos de la repisa y que después lo habían vuelto a poner en su sitio. Estos sucesos no volvieron a repetirse y la única explicación hallada fue una leyenda que corría por la universidad sobre un estudiante que, con el fin de suicidarse, había atado como pudo el final de una cuerda a la chimenea de la sala de estar de mi anfitrión, había pasado el otro extremo alrededor de su cuello y había saltado escaleras abajo desde su cuarto al patio interior. Seguir leyendo →

Entrevista con Laird Barron: miedo e inspiración

Uno de los autores de Ominosus: una recopilación lovecraftiana nos habla de la esencia del terror.

Laird Barron es uno de los autores de horror y literatura weird más brillantes de la actualidad. Se crió en Alaska en condiciones de gran escasez, ejerció de corredor de trineos y de pescador en el mar de Bering y ha pasado buena parte de su vida en el salvaje noroeste de Estados Unidos, cuyos inhóspitos parajes han ejercido una importante influencia en su literatura. Sus relatos y novelas destacan no solo por su capacidad para inspirar un profundo terror de raíz lovecraftiana, sino también por su cuidado lenguaje. Así puede verse en su brillante «El don de la oportunidad», publicado en Ominosus.

If you want to read this interview in English, please follow this link.

Doré

Fata Libelli: Tu obra ha sido incluida en varias antologías relacionadas con los mitos de Cthulhu y tu nombre suele ir asociado con el adjetivo «lovecraftiano». Pero más que contribuir a los mitos per se, sueles enfocarte en otros aspectos de dicho universo: una sensación de fatalidad inminente, revelaciones oscuras. Aunque meter un par de Antiguos en una historia puede resultar muy divertido, parece que hoy en día los editores están más interesados en otros aspectos del universo literario de H. P. Lovecraft, que no buscan tanto imitaciones o derivaciones sino obras originales que evoquen una sensación lovecraftiana. ¿Qué crees que significa el adjetivo «lovecraftiano»? En tu opinión, ¿cuál es el legado literario del escritor de Providence?

Laird Barron: Hola, gracias por la entrevista.

«Lovecraftiano» suele emplearse para hablar de los elementos de horror cósmico de la ficción: los tentáculos y los monstruos de otra dimensión. La jurisdicción de Lovecraft fue mucho más amplia. «El grabado en la casa» es mi relato favorito de Lovecraft y demuestra su querencia por el clásico terror emocional.

Parece que, gracias sobre todo a los esfuerzos del incansable S. T. Joshi, el legado de Lovecraft se ha asociado casi totalmente con el weird más oscuro. Lovecraft es ahora mismo el padrino del horror cósmico. Seguir leyendo →

El weird: la historia del miedo (II)

Lovecraft

[[Sigue este enlace para leer la primera parte del artículo]]

Una vez resucitado o reanimado este interés por lo weird, cada vez más lectores inoculados con lo extraño ansiaban encontrar experiencias lectoras similares a la de Ligotti o beber del mismo pozo del que él ha bebido, siempre atentos en el foro de Thomas Ligotti Online para cazar una novedad o un viejo hallazgo que los satisfaga. En esa resurrección quizá también tenga algo que ver ese New Weird a cuya cabeza se sitúan Michael Cisco (uno de los primeros en adherirse al manifiesto), Jeff Vandermeer y China Miéville, que a pesar de su aparente modernización se puede interpretar como una vuelta a las raíces del weird, donde la distinción entre fantasía, ciencia ficción y terror no era tan elaborada como lo es hoy, pero sin la inocencia de pretender que las distinciones ya no existen. Y es que la palabra weird, como la palabra “gótico”, se ha estirado tanto que ha pasado de ser un género a ser una categoría estética.

Seguir leyendo →

El weird: la historia del miedo (I)

Rackham

Este artículo forma parte del prólogo de Sui generis, una antología de relatos extraños e inquietantes.

La historia de la literatura de terror es una historia de acechadores y acechados, de presencias y de ausencias, de lo familiar y de lo extraño. Qué o quién ocupa cada papel es algo que se va alternando con el curso de la historia, en función de las inquietudes de cada época, en función de a qué llamemos “otro”. Porque la historia de la literatura de terror es fundamentalmente la historia de un otro amenazante, misterioso, extraño, abyecto. Y podría decirse también que la historia de la literatura de terror es el avance de ese otro, cómo va ganando terreno hasta que lo convierte en algo indistinguible del “yo”, de nosotros.

El relato de terror propiamente dicho no nace hasta el siglo XVIII. Hasta entonces, el mundo sobrenatural y el mundo natural se habían comportado en la imaginación del hombre como una armónica unidad. Muestra de ello dan los relatos folclóricos y los cuentos de hadas, donde los humanos conviven con seres mágicos y animales parlantes sin que esto produzca ninguna extrañeza o asombro en sus protagonistas. Sin embargo, aquellos dos mundos se fueron poco a poco separando hasta que la Ilustración introduce una frontera divisoria entre esas dos dimensiones; es entonces cuando el mundo sobrenatural se convierte en el Otro. La frontera, eso sí, no es un muro de ladrillo que consiga mantener separados los dos territorios, evitar cualquier contacto. Es más bien una membrana permeable que permite al curioso, atraído por la sugestiva invitación de lo desconocido, cruzar al otro lado y que a su vez permite a lo sobrenatural filtrarse en el mundo natural. Seguir leyendo →