Cita con Miéville [I]: la traducción es una cruel amante

Hacía ya un tiempo que había tenido la suerte (aunque hubo muchos lloros y rechinar de dientes en el proceso, muchos más de los que me gustaría) de traducir a China Miéville. Con la osadía que da la juventud, le pedí una entrevista por el mero placer de charlar con él (y, claro, fardar delante de mis amigos publicándola en mi blog personal), una entrevista que tuvimos que aplazar en varias ocasiones Seguir leyendo →