Prólogo a un libro de prólogos

Por petición popular, publicamos en un mismo libro gratuito todos nuestros prólogos sobre género y teoría de la literatura: Lorem ipsum. Para bajar en nuestra tienda o en Lektu.

Una obra literaria consiste básicamente en un texto, pero rara vez este se presenta fuera de un formato físico conocido como libro, el cual a su vez suele constar de cubierta, título, prólogo, dedicatoria, ilustraciones, fotos, títulos de capítulos, notas a pie de página, bibliografías… y su lanzamiento suele venir además acompañado por una campaña de entrevistas, reseñas, promociones, notas de prensa, apariciones públicas del escritor y otros muchos recursos mediáticos. Normalmente se llama «paratextos» a todos estos elementos de naturaleza diversa que se asocian para presentar un libro, hacerlo más atractivo a ojos del posible comprador y dar al lector algunas pistas de lo que se va a encontrar dentro.

En otras palabras, los muy diversos elementos del paratexto cumplen, en buena medida, una función de refuerzo que tiende a compensar la distancia entre autores y lectores, reconstruyendo un contexto compartido para que el lector sepa qué puede esperar de un libro. Es cierto que la presencia o ausencia de estos heterogéneos mecanismos a medio camino entre lo comercial y lo literario no cambia la sustancia del texto en sí, pero constituyen un umbral de preparación para el lector porque anticipan información sobre el contenido y cómo debe ser interpretado. También es verdad que algunos elementos del paratexto sólo ofrecen una información neutra acerca del libro (como el lugar y el año de publicación), pero la mayoría transmiten auténticas instrucciones de uso destinadas a que el lector pueda seguir la historia e interpretarla del modo previsto por el autor (por ejemplo, un solo vistazo a una cubierta en una librería puede indicar a un lector si cierto libro es una novela de ciencia ficción o erótica; y ¿cómo leer el Ulises si no se titulara Ulises?). Seguir leyendo →