El arte del gif-trailer

En el triste día en que termina nuestra primera suscripción, traemos un pequeño post recopilatorio y muy chorra con los gif-trailers que han ido anunciado tan magno evento.

Note el lector que esta colección de pinturas animadas próximamente se expondrá en el MOMA y otros museos de arte contemporáneo, y que serán objeto de debate de numerosas revistas de crítica especializada a lo largo de los años venideros.

 

La etapa robótica

Por favor, observen aquí arriba el teaser original que lo desencadenó todo, maquinado y perfeccionado por nuestro diseñador de colecciones: Omar Moreno. Observen por favor la sutilidad del mensaje y el intenso dramatismo de toda la escena, cuyo desenlace, por inesperado, deja al público traspasado por la catarsis.

 

A la búsqueda del tiempo perdido

Arriba, la imagen que acompañó al primer boletín de noticias y que marcaba ya el estilo definitivo de nuestra editorial. Un poema visual que entona un canto al pasado, la vuelta a viejas costumbres y a una sociedad más sencilla donde un robot decente podía fumarse su cigarrillo sin sufrir el desprecio social contemporáneo.

Autorretrato

Las mujeres de Fata Libelli muestran por fin sus caras… de pánico. Esta obra, la más intensa de la colección, será próximamente convertida en una película por los afamados productores que vieron Prometheus y los ayudantes de guión que una vez oyeron hablar de Blade Runner.

La etapa tentacular

Y por fin, el broche de oro que cierra este repaso. Arriba, observen el gif que da comienzo a la etapa tentacular de Fata Libelli, donde los pulpos sustituyen ahora a los robots y proyectan su sombra ominosa sobre todos los lectores que se atrevan a abrir ciertos libros prohibidos…

Si el lector de estas palabras desea tal vez recibir estos preciados gif-trailers en su correo, tómese la libertad de suscribirse a nuestro boletín de noticias.