Show me your boo..ks meme

Hemos dejado a un lado por un momento nuestros arduos quehaceres editoriales para unirnos a esa cadena de memes que los chicos del Fantascopio comenzaron hace lo que ya es una eternidad, dos semanas. Hoy en Fata Libelli nos damos a un particular Mardi Gras literario (pero sin pediros collares de baratillo a cambio), os ofrecemos este capricho de voyeurismo bibliófilo. Con todos ustedes, las fatabibliotecas.

Aquí, en primer plano, tenemos una elegante y robusta librería en gris con toques de rojo que engalana la casa de Susana (he aquí la rima consonante), en la que conviven en armonía la antigüedad y la modernidad (obsérvese cómo ese jarrón de estilo oriental cohabita con esa estatuilla del señor Burns, ataviado al estilo del conde Drácula), en la que distintos estilos literarios se rozan y hasta se juntan en un festival de multiculturalismo, en un melting pot literario digno de ser admirado.

IMG_20130407_150104

Sin embargo, no todo es un paraíso de apacible coexistencia en las estanterías de Susana. En las sombras de la biblioteca roja y gris acechan criaturas terribles cuya soledad e incomprensión en este mundo de papel hace que se busquen sus propios pasatiempos:

“Snif… no soy malo, es que a veces me siento solo entre tanto libro”

Una muestra de los ejemplares que pueden encontrarse en la biblioteca de Susana. Aquí os saluda Espronceda:

Biblio2

Aquí un ejemplar de La llamada de Cthulhu comprado en una librería de Providence en la misma calle donde estaba la casa del propio Lovecraft. Como para no poner negritas.

Lovecrrrraft

“Y es que yoy, turururú, soy un profundo, soy un señor”

Aunque mucho más austera, de decoración más pobre y en un estado de mudanza perpetua, en la biblioteca de Silvia conviven también testimonios del pasado y del presente, que viven ajenos a las pilas de libros desordenados que habitan las Billy más baratas de Ikea.

“Pues se está bien aquí”. “Calla, gramófono, que ese de ahí me está mirando”.

Silvia cree en el caos creativo y en que el cylon y Manny Calavera algún día se reconciliarán y podrán quererse de nuevo en la misma estantería.

“Oye, cylon, que no decía en serio lo de que te movías como una escoba”. “No te ajunto”.

En esta otra foto, el maravilloso regalo de una amiga: tarjeta de una tira cómica firmada por Randall Munroe, el creador de xkcd.

SONY DSC

Conviven en esta estantería, junto a los tebeos y los libros raros, la vaquita triste, el bichote bizco y las cenizas del padre de Silvia coronadas con un gorro de bufón, como a él le habría gustado. En esa foto también está un libro que escribió él y que Silvia le editó antes de morir para que lo viera.

"Esto es un poco paranormal activity, ¿no?" "¿Lo dices por tus pedos, no, vaca?"

“Esto es un poco paranormal activity, ¿no?” “¿Lo dices por tus pedos, no, vaca?”

Aunque podrían ser las firmas de Euquerio, Heriberto, Juventino y Geroncio, aquí está la foto del Silmarillion firmado por los Blind Guardian:

Bibliotoska

Y eso es todo, amigos. Podéis volver cuando queráis. Los horarios de visita son limitados y hay que concertar cita previa. Se ofrecen descuentos para grupos. Muchas gracias por vuestra atención y no os olvidéis de cerrar la puerta al salir.

"Ahí, que se vea que hay poderío, que tenemos lámpara".

“Ahí, que se vea que hay poderío, que tenemos lámpara”.

 

¡No, esperad, no os vayáis aún! Como sabemos que lo del bookshelf porn es un no parar, os dejamos estos enlaces donde podéis ver más estanterías, de todos los gustos y colores:

En Sense of Wonder.

En Fantástica Ficción.

En La biblioteca de Ilium.

En Leemaslibros.

En El Voracilector.

En Deprisa, deprisa.

En Más ficción que ciencia.

En Donde termina el infinito.

En Cavernalia.

¡A disfrutar de las vistas!